La voluntaria de POLO+10 Laura Vele reporta acerca de su primer visita a un torneo de polo, y por medio de una entrevista a Sebastian Schneberger se entera de por qué es imposible dejar de jugar polo una vez que se ha comenzado.

El fin de semana comenzó el sábado bajo un cielo azul y temperaturas cercanas a tropicales. Cualquiera que conozca el clima de Münster puede afirmar que esto no es normal. En los alrededores del campo de juego la atmósfera se percibía relajada. En lugar a mantas de picnic, un grupo de visitantes prefirió llevar sillas y mesas. En los bancos y en los manteles, uno podia encontrar todo lo que su apetito deseara. Galletas, frutas, vino espumante- y cantidades de risas, por cierto. Además había un juego de toro mecánico para el entretenimiento de los niños. El picnic de polo estuvo lejos de ser un evento acartonado y sobrio. En el área de los sponsors, los espectadores se sentaban sobre manteles de picnic, cómodos puffs, y fardos de paja mientras observaban los partidos de polo. El público en este área no traía sus kits de picnic, pero podían elegir entre todo tipo de especialidades culinarias. Desde la major carne de Lafina desde Uruguay, camarones reales grillados, caviar en puré de patatas, o simplemente papas fritas y hot dogs, la gran oferta gastronómica podia satisfacer cualquier apetito.

Pero los visitantes del Polo Picnic no sólo se deleitaron con estos alimentos, si no que también disfrutaron de emocionantes partidos de polo internacional. Los nuevos visitantes se deslumbraron al ver como Eva Brühl (+2), del equipo Farid’s QualiFighting apretaba a su adversario hasta llevarlo fuera de su recorrido, utilizando toda su fuerza física. Los organizadores de Münster se aseguraron que todos pudieran entender y estar informados acerca de las reglas de polo. En los alrededores al campo, uno podia encontrar información sobre las reglas de juego, y variantes de técnicas.

Durante los juegos, los comentaristas brindaron a los espectadores toda la información necesaria sobre los básicos del polo, por ejemplo, que el 90% de todos los tiempos fuera se deben al derecho de paso (línea de la bocha). Esto significa: La línea de la bocha es el patron imaginario que se espera que tome la bocha. Esta línea no debe ser cruzada por el oponente. Un jugador que va detrás de la bocha cuando la ha golpeado, o el primer jugador en pasar dentro de la línea de una bocha rodando o volando, sin obstaculizar a los otros, no debe ser interceptado por cualquier otro jugador ya que esto puede poner en peligro al jugador o al caballo.

Entre chukkers, la banda Funny Fellows tocó algunas canciones y los espectadores fueron invitados al campo para el “pisoteo” del divot, para poner en lugar los pedazos de césped que hayan sido arrancados del campo durante el juego.

En la noche del sábado se llevó a cabo la fiesta de jugadores bajo el lema “Dirty Western”. Los huéspedes esperaron al anteriormente mencionado toro mecánico, el cual fue disfrutado por los niños durante el día. Algunos incluso llegaron a los niveles más altos sin ser tirados por el toro. La banda “Soulsneakers” desde Heidelberg tocó clásicos de soul y pop, así como también hits actuales, que hicieron bailar a los “cowboys” e “indios”.

Festines, polo y fiesta- estas fueron las palabras clave del ultimo fin de semana en el polo picnic en Münster. En la tarde del domingo, tuvimos la oportunidad de hablar con Sebastian Schneberger, el organizador del evento y jugador del equipo Los Nocheros.

POLO+10: ¿Sr. Schneberger, cuál es su conclusion sobre la edición del décimo aniversario del polo picnic?
Schneberger: Brillante! Hemos recibido más visitantes que lo acostumbrado, y hemos estado incrementando la asistencia de manera estable a través de los años. Hoy (domingo) está aún más poblado. Los espectadores están sentados en 6 o 7 hileras de picnics uno detras del otro, y están bien aprovisionados para el evento. Es muy divertido verlos cuándo uno camina a lo largo de las hileras. Junto con mi equipo Los Nocheros terminamos en último lugar, en otras palabras, la defensa por el título no fue un éxito. Sin embargo, es muy gratificante jugar contra nuestros amigos. Esa es la ventaja de ser amigos con todos los que se encuentran aquí: muchísimas risas.

POLO+10: ¿Cuántos espectadores han visitado el picnic este fin de semana comparado con el año anterior?
Schneberger: Alrededor de 2.500, mientras que el año pasado tuvimos casi 2.000 visitantes diarios. Este año esperamos 1.000 más que en los años pasados. Hemos realizado una gran campaña publicitaria y distribuido muchos folletos.

POLO+10: ¿Cuándo comienzan los preparativos para el polo picnic usualmente? ¿cuántas personas trabajan para ésto?
Schneberger: Comenzamos lentamente los preparativos medio año antes del evento. Tres meses antes, el trabajo arduo comienza, y en las seis semanas previas, todos los días hay algo que hacer. La construcción es llevada a cabo por un grupo principal de 10 personas, pero con todos los acabados y detalles, obviamente hay más personas trabajando en el polo picnic. Mi novia Rhea Gutperle se ocupa de los preparativos. Para mí es mucho más fácil: le transmito todas mis megalómanas ideas y ella las convierte a la realidad con una perspectiva más realista.

POLO+10: ¿Cómo es el proceso de desmantelación luego de los partidos finales esta noche?
Schneberger: Primeramente, nos enfocamos en el desmantelamiento, y claro, en ver los números finales que dejó el evento. Luego de eso, viene nuestra recuperación y las vacaciones. El próximo fin de semana asistiré al toreno Yoopoly en Hamburgo, pero aquí en Münster hemos cerrado por el resto del año.

POLO+10: ¿Por cuánto tiempo ha jugado al polo y como fueron sus comienzos?
Schneberger: He jugado polo por doce años. Montar a caballo ha sido una actividad de toda la vida, hasta que mi primo Mathieu van Delden, quien también participa en el polo picnic de este año, me llamó para contarme que había cerrado un trato con un entrenador de polo para hacer un curso para tres amigos, pero los tres no podían participar, y como el acuerdo estaba cerrado, fui a Bad Bentheim y realicé el entrenamiento con el. Luego de esto dejé de jugar polo por un corto período de tiempo, pero asistí a incontables torneos del ejército ingles junto con Mathieu. No por que el polo fuera emocionante, si no por que me gustaban las fiestas. En una occasion, durante un torneo, un jugador quedó atrapado en un embotellamiento, y fue mi turno para entrar al campo. Luego de eso llegaron dos, tres, cuatro, y luego seis caballos, y así es como el polo se convirtió en parte de mi vida.

POLO+10: ¿Escuché de muchos jugadores que el polo es adictivo- está de acuerdo?
Schneberger: Creo que es bastante difícil parar de jugar al polo. Hay un dicho popular “Hay dos maneras de parar de jugar al polo: o se muere, o se cae en bancarrota”. Pero quebrar es mucho más comun.

POLO+10: ¿Es Münster un buen lugar para establecer el deporte del polo?
Schneberger: Aquí hay mucho salto ecuestre, y alrededor de Münster, la escena de deportes ecuestres es enorme. Ingrid Klimke por ejemplo, la campeona olímpica de concursos hípicos, proviene de Münster- ha ganado todo. También tenemos numerosos deportes ecuestres alrededor de aquí, pero el polo es todavía mínimo comparado con ellos. El único jugador de polo de Münster está sentado aquí contigo en estos fardos.

Galería:

Los siguientes links llevan a nuestras galerías de fotos en Facebook. Se pueden ver sin necesitar una cuenta Facebook.
Polopicknick Münster 2013 part I → click here
Polopicknick Münster 2013 part II → click here