Fundador y primer presidente de la Federación de Polo Internacional, Marcos Uranga ha trabajado durante toda su vida en promover, organizar y echar a correr la voz acerca del polo.

por María Paula Fernández

Durante el Abierto Argentino 2013, en Palermo, Buenos Aires, Argentina, tuvimos una oportunidad única. Fuimos invitados por el Sr. Marcos Uranga, el fundador y primer presidente de la FIP, a su hogar, y tuvimos la oportunidad de preguntarle sobre varios temas, mientras nos llevaba en un viaje a través del tiempo de la historia del polo, y nos mostraba los tesoros que ha acumulado durante sus años en el deporte. Con libros, fotos, trofeos y medallas, tomamos un memorable tour por la historia del deporte.

Pasar tiempo con el Sr. Uranga es experimentar una vida entera dedicada al polo. Como Horacio Laffaye escribe en su libro „Profiles in Polo“, no hay realmente nadie que haya sobrepasado su contribución en consolidar las diferentes asociaciones y federaciones a través del mundo, reuniendo más de 70 paises en una organización mundial: la Federation of International Polo. Hoy en día, la Federación celebra su 30° aniversario, y el Sr. Uranga aun permanece activo en ella, como presidente fundador.

Nacido en Buenos Aires en 1936, Marcos Uranga es el hijo de Carlos Uranga y Susana Rey, estudió en el Belgrano Day School, una tradicional escuela bilingue en el barrio de Belgrano, Buenos Aires. Allí empezó a jugar un deporte diferente, pero que luego lo trasladaría hacia el polo: el Sr. Uranga tiene sus raices deportivas en el rugby – „Gracias a mis raices en el rugby, pude concebir la idea de la Federación como una familia mundial. El espíritu de equipo y el entrenamiento y las enseñanzas de ese deporte ampliaron mi visión sobre los deportes en general“- Marcos comenzó a jugar al polo como diversión, ya que era el deporte familiar, entrenado por su parte, y luego convirtiéndose en el capitán del Jockey Club, que fue una vez uno de los equipos mas ricos a nivel mundial.

Cuando le preguntamos sobre sus hitos como jugador de polo, Uranga destaca haber jugado y ganado el primer Campeonato Mundial de Clubes de Polo, lo cual le dio la idea de comenzar la Federación: para que este evento suceda, el anfitrión, Argentina, y el Jockey Club debían asegurarse que habría caballos para cada jugador. Marcos Uranga, entonces Vice-Presidente de la Asociacion Argentina de Polo, comenzó su labor en la idea de expandir el concepto del Campeonato Mundial, y la idea de establecer la Federación echó raíces. En 1982, la Asociación Argentina de Polo invitó a todas las asociaciones nacionales a una reunión, con el objetivo de juntar fuerzas para tener una voz en el comité olímpico, promover las competiciones, unificar las reglas del polo y continuar con el desarrollo del deporte, entre otros objetivos. Luego de esa reunión en el Jockey Club, la Federation of International Polo nació, con Marcos Uranga elegido como presidente.

El Sr. Uranga no es solamente una personalidad reconocida en el polo, es un experto en agricultura y asuntos rurales, y ha tenido una brillante carrera en posiciones tope en Argentina, tales como haber sido nombrado Director of the Banco de la Nación Argentina; ocupó posiciones en la Sociedad Rural Argentina y fue segundo en comando en el Ministerio de Agricultura de la Nación. Mientras ocupaba estos cargos, Marcos Uranga, junto con Ignacio Uranga, también se ocupaban de su estancia, la cual sigue un curso estable y próspero.

Cuando habla sobre su objetivo principal para crear la Federación, el Sr. Uranga declara: „Mi meta era crear una familia grande e internacional del polo, un grupo de personas heterogeneas en nacionalidad, pero homogeneas gracias a su afinidad al polo. Creo que la meta del deporte es unir a la gente, las naciones, y más importante, a la familia. Debemos practicar el deporte con los jóvenes, internacionalmente y no fijarse en la competencia, pero en la camaradería entre todos“ y luego remarca que „En el deporte del polo, esa camaradería comenzó temprano, cuando un jugador de polo local le prestaba su caballo a uno extranjero; la generosidad en ese acto asienta los principios de la verdadera caballerosidad del polo, sin importar la competencia, y los diferentes equipos“ y continua „Ya tengo 76 años y creo que mi ciclo está cumplido. Creo en la rotación de las autoridades, y la importancia de darle voz a cada una de las naciones. Si queremos crecer, nos debemos renovar, el deporte se encuentra en constante evolución y así debe permanecer la Federación. He iniciado un proyecto que ha crecido mundialmente llegando a localidades remotas como China, haciendo crecer lazos a través de las naciones, personalidades, gobiernos, jugadores y familia: es el legado más grande que puedo dejar“.

Marcos Uranga se encuentra muy feliz acerca del alto número de jóvenes jugando al polo en Argentina, menciona que luego de la entrevista irá a ver a sus nietos jugar en las ligas juveniles, y el alto número de niños comenyando a jugar desde una edad muy temprana en el pais: „Lo más lindo que tengo son mis 20 nietos, mis siete hijos e hijas, una de ellas, Paula, se encuentra casada con Alberto ‚Pepe’ Heguy, una leyenda del polo; y una vez que veo a mis nietos jugar, siento una gran alegría, poder ayudarlos y verlos jugar con sus padres es la mejor recompensa por todos estos años de trabajo“.

Cuando se le pregunta si sus objetivos en la FIP fueron cumplidos, el Sr. Uranga tiene solo una respuesta: un sí definitivo. De repente, cuando finalizábamos la entrevista, Glen Holden (Ex-Presidente de la FIP y Embajador de los Estados Unidos en Jamaica, entre otros) llama al Sr. Uranga y arreglan para almorzar juntos ese día, para luego ir a ver a los nietos jugar. Luego de la llamada, solamente dice: “¿Ven? El verdadero espíritu del polo, ¡somos realmente una familia! El Sr. Uranga se siente satisfecho y consumado, orgulloso de los logros de la „familia del polo“ de la cual una vez puso la piedra fundadora, y todo sobre el prueba que esto es cierto.


Galería:



www.fippolo.com