Casa de Campo fue el anfitrión de una sorpresa exquisita para su comunidad del polo: un juego de polo a beneficio, protagonizado por el poderoso jugador número uno del mundo, Adolfo Cambiaso, quien llegó a la isla a re-encontrarse con sus compañeros de el equipo que desafió todos los pronósticos, La Dolfina, David Stirling Jr. y Juan Martin Nero, quienes se encuentran participando del Polo Challenge.

Los tres astros fueron distribuidos en dos equipos junto con los eximios jugadores Ignacio Novillo Astrada, Ignacio “Cubi” Toccalino y Pancho Bensadón. A este line-up se unieron Victor Vargas, el hombre con la organización más poderosa de la isla, y una de las mejores del mundo, y Bob Jornayvaz, quien también cuenta con una excelente organización, la reconocida Valiente en la cual juega Adolfo en Estados Unidos. En consecuencia, el handicap de este torneo, fue el más alto en la historia del polo en República Dominicana, 30 goles.

Cambiaso, Jornayvaz, Novillo Astrada y Toccalino jugaron para el equipo Maserati; mientras que Nero, Stirling, Vargas y Bensadón jugaron para el equipo Royal Salute.

El marcador fue inaugurado nada menos que por El Maestro, anotando el primer gol en tierra Dominicana. Victor Vargas fue el primero en responder, y anotó un gol en el primer chukker y otro en el quinto. El marcador se mantuvo empatado hasta el el final y ninguno de los dos equipos pudo tomar más de un gol de ventaja al otro. Fue un juego con pocos goles, pero lleno de emociones ya que los protagonistas jugaban con la bola desde todo ángulo posible. Cambiaso confirmó que su reputación está bien ganada, y su performance fue la de una leyenda como el, levantando bolas al aire y pegándoles en movimiento mientras el público quedaba boquiabierto.. El resultado final fue un satisfactorio empate de 6-6 para un exitoso día de juego.