Desde el 4 de Diciembre de 2014, Nicholas Colquhoun-Denvers es el nuevo Presidente de la Federación Internacional de Polo (FIP). Hace poco hablamos con él sobre su afecto personal hacia el polo y sus planes como nuevo Presidente de la FIP.

POLO+10: ¿Cómo fueron sus inicios en el polo y cómo se desarrolló su afecto personal por este deporte?
Nicholas Colquhoun-Denvers: He sido un apasionado de este deporte desde mi adolescencia, cuando vi un partido en el Royal Show en el Oeste de Australia, donde crecí. Después, tuve la gran suerte de entrenar los caballos del padre de mi novia en Canberra y la adición se apoderó de mi. De hecho, aprendí a jugar en la Armada Inglesa en Fallingbostel y Hohne en Alemania a principios de los 70, y después fui enviado a Hong Kong donde jugué en Sek Kong con los 12-13 caballos Borneo disponibles.

POLO+10: Su papel en el deporte del polo es clave para el desarrollo del mismo: como presidente del Ham Polo Club, previo presidente y actual representante de Hurlingham Polo Association y miembro del Comité Ejecutivo de la FIP, ¿cuál es la razón principal que hace que sea tan activo en el deporte?
Nicholas Colquhoun-Denvers: He sido Presidente del HPC, el Club de Polo de Londres, durante aproximadamente 20 años y estoy orgulloso de haber estado involucrado en un club tan histórico y exitoso. Mi papel durante cuatro años como Presidente de la HPA fue uno de los hitos de mi carrera de polo y creo que fui el primer australiano al que se le concedió el honor de presidir la asociación nacional más antigua, tan llena de historia del deporte al que amo. He sido representante de la HPA durante 16 años y he disfrutado de la cantidad y variedad de tareas que esto supone. En Diciembre tendré ante mi el mayor reto al ser elegido Presidente de la FIP, otro papel emocionante y otro reto.

POLO+10: Como miembro de la FIP, ¿cuáles son sus visiones para la Federación y su tarea de promoción del polo?
Nicholas Colquhoun-Denvers: Mientras que una Asociación Nacional es una confederación de clubes nacionales, la Federación Internacional fue establecida hace 30 años por Marcos Uranga para convertirse en la confederación de las Asociaciones Nacionales de todo el mundo, con el fin de promover la interacción entre las naciones participantes y la amistad entre todos aquellos que amen el deporte. Ha crecido gradualmente con los años, pero ha supuesto varias décadas conseguir la atención de las naciones mayores. Recientemente, bajo la presidencia de Dr Richard Caleel y con Alejandro Taylor como Director interno, ha sido modernizada y se han implementado nuevas directrices para asegurar que los representantes nacionales también están presentes en los cuerpos de gobierno de sus respectivas naciones. Esto garantiza una mejor comunicación y también evita que la FIP funcione en paralelo o que se creen conflictos con los intereses de las partes involucradas.

POLO+10: ¿Qué cuestiones cree usted que deben tratarse para cumplir los objetivos de la FIP?
Colquhoun-Denvers: Uno de los mayores requisitos es introducir los torneos de la FIP en niveles que puedan ser alcanzados por la mayoría de las naciones. Muchos miembros de nuestras naciones no pueden tener un nivel de 8-gol y formar una selección nacional con nivel total de 14-gol. Para promover que estas naciones mejoren su nivel hasta tal punto que puedan participar en las Competiciones Mundiales, la FIP necesita proporcionarles torneos con un nivel de gol más bajo, lo que debería estimular el progreso. También la Zona D, con extensiones en Nueva Zelanda, a través de Asia y el Medio Oriente y después más al sur en Sudáfrica, necesita ser revisada y separada en sub-zonas más manejables, tanto para facilitar la administración como para ser capaces de concentrarnos más en los requisitos individuales y en el desarrollo de cada área. Tenemos que promover que las naciones más grandes tomen una rol activo en el progreso de las naciones de polo en desarrollo y les ayuden en términos de arbitraje y clínicas de entrenamiento, entre otros.

POLO+10: ¿Cuáles son sus metas personales, objetivos y propósitos en cuanto al polo?
Colquhoun-Denvers: A mis casi 66 años de edad es simplemente permanecer en la silla de montar el mayor tiempo posible y disfrutar de mis caballos y jugar al polo de bajo gol. A veces me preguntan cuál sería mi “dream team” y, a pesar de los destacados talentos que vemos en el polo de alto gol, como Cambiaso o los Pieres, entre otros, mi respuesta sigue siendo que mi “dream team” sería yo mismo y tres amigos disfrutando del deporte al que amamos.

POLO+10: El polo es un legado para las futuras generaciones. ¿Cómo ve el futuro del deporte, las ligas junior y el incremento de popularidad del deporte?
Colquhoun-Denvers: El dinero en el polo ha cambiado el deporte de forma dramática y no siempre para bien. Debemos recordar que alrededor del 80 por ciento del deporte lo juegan y disfrutan jugadores amateurs, a los que debemos tener en cuenta. Introducir a los niños en el deporte lo antes posible tiene que ser una de nuestras mayores prioridades. El éxito del “pony club polo” en Inglaterra e iniciativas similares en otros países han demostrado que es la mejor forma de estimular a los futuros talentos. Una de las áreas de mayor crecimiento del polo de bajo gol actualmente es el gran incremento de jugadoras femeninas, y debemos promoverlo.