En la provincia de Buenos Aires, cuando se refiere a la práctica del polo, pueden encontrar idílicas estancias con entrenadores de alto nivel que, en pocos días, pueden enseñar a alguien que no ha montado a caballo antes, a jugar su primer chukker y enamorarse del polo.

La Estancia La María Polo se encuentra localizada en Lobos, Buenos Aires, una de las mejores locaciones en la provincia argentina para aprender a jugar polo. En la Ruta 41, y a sólo 45 minutos del aeropuerto internacional, esta estancia tiene tres canchas de polo, y una cuarta en construcción, una pileta de natación para un refrescante chapuzón luego de las prácticas bajo el sol, y un hermoso parque natural.

Su dueño, Sergio Vélez, comentó que lo que diferencia a La María de otras estancias es que los huéspedes son atendidos por él, quien conoce mejor que nadie las instalaciones, para asegurar un ambiente amistoso, cálido y familiar; y por que su mayor objetivo es hacer amigos y abrirle las puertas a todos aquellos que quieran aprender y disfrutar del polo, sin importar su status social, pero sí enfocándose en sus valores y su apreciación al deporte, „Estamos muy complacidos que el polo está volviéndose cada vez más popular, La María invita a todos, desde los ya establecidos jugadores de polo, hasta los principiantes, entonces gracias al incremento de la popularidad del polo, podemos seguir trabajando en optimizar nuestras instalaciones, así como también mantener los estándares de calidad de nuestros servicios“.

Con casi 100 caballos en sus establos, lo cual les permite encontrar el caballo adecuado para cada estudiante de polo, La María le asegura tanto al principiante como al jugador de polo un entrenamiento completo: lecciones de polo, stick and ball, cómo montar correctamente el caballo enfocándose en el balanceo y la posición, y algunos chukkers para terminar el día. „Elegimos a nuestros entrenadores según sus capacidades de juego y la capacidad de transmitir todos los conceptos del polo“ señala el propietario sergio Vélez “Enseñamos de una forma gradual, ayudados por caballos muy dóciles, según el nivel ecuestre de cada persona“.

Quien desee visitar La María, recibirá una propuesta de entrenamiento a medida, que se adaptará a ellos perfectamente. El staff de La María está siempre dispuesto a aconsejar, guiar y compartir experiencias para hacer la estadía placentera. Uno nunca será un cliente en La María, sino un amigo, como señala nuevamente el Sr. Vélez. En conclusión, entrenamiento a medida, ambiente amistoso, anfitriones perfectos y por supuesto, no olvidemos su invitación a un tradicional asado argentino. La María ciertamente puede complacer a todos los gustos.

“La María Polo” en Facebook: www.facebook.com/LaMariaPolo



Galería: