Argentina es el centro del polo. Aquí se encuentran los mejores jugadores, caballos y torneos de todo el mundo. No hay mejor lugar que la cuna del polo para aprender y jugar este rápido deporte. A tan solo una hora de Buenos Aires y a 30 minutos de Pilar se encuentra una de las ubicaciones de polo más bonitas de todo el país: La Tarde Polo Club.

“Todo el polo que pueda tomar” – este es el eslogan de La Tarde Polo Club. Los visitantes de La Tarde Polo Club pueden tomarse todo el tiempo que quieran para practicar polo. Juan Martin Sarli: “Queremos ofrecerles a nuestros huéspedes todo el polo posible. Es muy importante para nosotros darles la oportunidad de mejorar su habilidad en el juego y ver que están satisfechos. Tratamos de encontrar los puntos fuertes y débiles de cada uno de nuestros visitantes y después adaptamos el programa de entrenamiento a sus necesidades personales”.

Juan Martin Sarli tiene 33 años y es un gran aficionado y jugador de polo (hdc. +4). En La Tarde Polo Club trabaja como entrenador, criador de caballos, veterinario y director. Su padre Alfredo fundó el club en 1991; tiene 66 años y fue jugador de polo y criador de caballos. Hoy en día Alfredo es dueño del club junto a su hijo Juan Martin y su mujer Monica, de 64 años. También tiene tres hijas, que actualmente viven en Buenos Aires.

La familia es algo muy importante en La Tarde Polo Club. Juan Martin Sarli: “La Tarde es un negocio familiar. Esto tiene una gran ventaja. Por un lado, es un verdadero placer trabajar con la familia. Por otro lado, siempre podemos hablar entre nosotros de forma sincera.” Trabajar a largo plazo es muy importante para la familia. “Un negocio familiar no se centra en ganancias rápidas, sino en construir algo que dure a lo largo de las futuras generaciones. La cría de caballos también es una inversión a largo plazo. Esto va en sintonía con lo anterior.”

El equipo de La Tarde Polo Club hace todo lo posible para que sus huéspedes se sientan totalmente a gusto y para cumplir sus deseos. Los visitantes realmente se sienten como en casa en el club debido a la atmósfera tan amable y cálida. En La Tarde Polo Club, los huéspedes no son extraños, sino que son parte de la familia. La alegre mesa de la casa club es el punto de encuentro para desayunar, comer y cenar. Un cocinero argentino ofrece la mejor comida argentina.

La mayoría de los huéspedes se quedan durante dos semanas. Esto les permite tener el suficiente tiempo para mejorar sus habilidades de polo, para conocer mejor el estilo de vida argentino y para viajar a Buenos Aires o al campo. Los clientes vienen de diferentes países: Malaysia, Australia, Inglaterra, Liechtenstein, Suecia… Y el ambiente familiar del club hace posible participar en las conversaciones con el resto de huéspedes, así como socializar – a veces el club es testigo de relaciones de amistad duraderas.

En La Tarde Polo Club los huéspedes tienen la oportunidad de mejorar considerablemente sus habilidades en el juego. El equipo está especializado en entender lo que sus huéspedes quieren y necesitan. Algunos visitantes simplemente quieren mejorar su juego, mientras que otros quieren más competición. Otros, incluso, quieren pasar unas vacaciones tranquilas en compañía de familiares y amigos, al mismo tiempo que juegan algo de polo. No importa lo que deseen los invitados: el entrenamiento está adaptado a todos de forma individual. Si, por ejemplo, alguien quiere ganar experiencia en torneos, el club organizará más torneos.

El eslogan “Todo el polo que pueda tomar” no es una palabra en balde. Juan Martin Sarli intenta ofrecer tanto polo como sea posible a sus invitados a través de entrenamiento, torneos y equipamiento moderno de asistencia. En La Tarde Polo Club, los días comienzan con dos horas de Stick & Ball. Juan Martin Sarli (hdc. +4) y dos entrenadores más (hdc. +1 y hdc. +2) están presentes en las lecciones de entrenamiento. Después de un almuerzo colectivo, por la tarde se juegan de cuatro a seis chukkas junto con los miembros argentinos del club y jugadores profesionales. Posteriormente tiene lugar una charla en la que se habla de la línea de ataque durante el partido, de lo que funcionó bien y de lo que tiene que trabajarse en la siguiente jornada.

La mayoría de los huéspedes están bastante cansados después de un largo día a lomos del caballo. Los que todavía quieren jugar más, pueden tomar clases de entrenamiento extras. El club proporciona, por ejemplo, la posibilidad de practicar en una de sus dos “Sticking Cages” bajo la orientación de los entrenadores. Todos los fines de semana el club organiza un torneo, que incluye a jugadores y clubs de las inmediaciones, por lo que los huéspedes pueden ganar experiencia jugando torneos. Durante esos torneos se utilizan los últimos dispositivos técnicos del mercado. Desde hace poco tiempo, el club graba en vídeo a sus huéspedes usando una cámara GoPro y micrófonos. Tras el partido, los entrenadores y los huéspedes se reúnen para ver los vídeos y hablar sobre los errores, así como sobre las posibilidades de mejora en el juego. También se les regala a los huéspedes un vídeo para que se lleven como recuerdo de sus vacaciones de polo en La Tarde Polo Club.

La familia Sarli quiere ofrecerle a sus invitados las mejores vacaciones de polo, el entrenamiento de polo más efectivo y los mejores caballos de polo. Durante muchos años, Juan Martin Sarli y su padre Alfredo han sido criadores de caballos de polo. Sus huéspedes también se benefician del programa de cría de caballos. También ofrecen la oportunidad de comprar embriones, que son educados y entrenados en La Tarde Polo Club. Más adelante, los huéspedes pueden llevarse sus caballos a casa o – si quieren tener caballos en Argentina también – pueden dejarlos en La Tarde Polo Club.

Toda la familia Sarli es conocida por su hospitalidad y su trabajo por satisfacer a sus huéspedes. Juan Martin: “Me encanta ver a nuestros visitantes pasándolo bien y mejorando sus habilidades de polo. Esto siempre me ha hecho sentirme orgulloso y muy feliz. Especialmente cuando los visitantes recomiendan nuestro club. Esto significa que realmente disfrutaron de su estancia en nuestro club.”

El entorno familiar, las variadas posibilidades para practicar polo y la fantástica ubicación son las razones por las que La Tarde Polo Club se presenta como un lugar especial para el polo. La familia Sarli gestiona el club con mucho cariño y con sangre, sudor y lágrimas – y los visitantes pueden sentirlo. Quien haya estado en La Tarde Polo Club quiere volver. No solo para jugar al polo, sino también para encontrarse con amigos.


Sobre La Tarde Polo Club
La Tarde Polo Club está situado a una hora de Buenos Aires y a 30 minutos de Pilar. La finca cuenta con 180 hectáreas e incluye tres canchas de polo de primera clase, 120 caballos de polo, 60 establos y dos Sticking Cages. Además, el club ofrece a sus visitantes una lujosa casa club, 12 cotos privados, dos piscinas, sauna, gimnasio y spa, así como bar y tienda de regalos.

La familia Sarli es originaria de Buenos Aires, donde son dueños de varios supermercados y agencias de viajes. Incluso en aquella época Alfredo, apasionado del polo y los caballos, criaba caballos de polo y buscaba un lugar para entrenarlos. Entonces encontró el rancho que incluía un restaurante a las puertas de Buenos Aires y, en 1991, decidió usar este lugar para construir La Tarde Polo Club. Diez años después su hijo Juan Martin amplió el club convirtiéndolo en destino de vacaciones – siendo el primero en ofrecer vacaciones de polo para turistas en la región de Buenos Aires.

El nombre La Tarde en español significa “anochecer, ocaso”. El club se llama así ya que ofrece una fantástica vista de la puesta de sol. La casa club ha sido construida para que los visitantes puedan sentarse ahí por la tarde y puedan disfrutar de una vista panorámica del paisaje y la puesta de sol en Argentina.

Para más información, por favor, visite www.latardepolo.com


Galería: