Entrevista: Diana Beata Krüger

Con mucha pasión y dedicación Robin Jertjun Lourvanij cumplió su sueño de tener su propio club de polo “Polo Escape”. POLO+10 conoció a la entusiasta jugadora de polo y amante de los caballos y hablaron sobre el desarrollo de Polo Escape, su restaurant Kuppa en Bangkok y el cultivo orgánico.


POLO+10:¿Puedes contarnos algo de tus orígenes?
Robin: Nací y me crié en Bangkok. Mi padre es tailandés y mi madre australiana. Tengo un hermano y dos hermanas. Para hacer el secundario, viví en Australia y me gradué de diseñadora de interiores. Luego de la graduación comence a trabajar con mi padre en el negocio del diseño de interiores y muebles. Mientras trabajaba con mi padre 17 años atrás, descubrí mi pasión por el café. Entonces, en 1997, abrí el primer establecimiento de café y cena informal en Bangkok, llamado Kuppa.

En el 2004, cuando mi hermana y yo recibimos una invitación para experimentar el polo, descubrí mi pasión. Tres años después en 2007, con nuestra pasión acrecentada, comenzamos Polo Escape.

POLO+10: ¿Qué las hizo decidir abrir este lugar?
Robin: En esos días cuando éramos jóvenes había una escuela ecuestre en Tailandia, llamada The Polo Club, dirigida por una dama alemana. Mi madre nos llevó a ese club, el cual ahora es el RBSC Polo Club. Así que teníamos una base en montar a caballo, desfiles, pero no mucho. Nos invitaron a jugar al polo cuando King Power y B Grimm abrieron el Siam Polo Park, el primer club de polo cerca de Pattaya. En el comienzo no habían muchos miembros, mi hermana Susy y yo lo probamos, y lo amamos.

POLO+10: ¿Qué fue lo que les hizo amar el deporte?
Robin: Los caballos de polo son muy dóciles. Son sensibles al movimiento y al cambio de peso y los profesionales los pueden entrenar muy bien. Es sólo cuestión de saber montar bien, aprendiendo las reglas y golpeando la pelota. Y es divertido por que es un deporte de equipo, juegas con amigos y se convirtió en una adicción muy fácilmente.

POLO+10: ¿Luego de esta primera vez jugando al polo comenzaron a buscar alguna propiedad?
Robin: En el comienzo no planeamos Polo Escape para nada. Pero luego de algunos años, cuando VRSC y Thai Polo Club abrieron, mi hermana y yo decidimos armar nuestro propio establecimiento. En ese momento sólo teníamos cuatro caballos. Cuando era niña le dije a mi madre que me gustaría poder tener una granja con animales cuando fuera adulta – era un sueño de la infancia.

POLO+10: ¿Entonces sería un sueño, una ambición?
Robin: Sí. Siempre quise una granja y me dije a mi misma: ya es tiempo. Tengo tres hijos y mi hija ama a los animales tambien. Intentamos encontrar un lugar dónde pudieramos tener caballos y más animales para hacer nuestro sueño realidad. Buscamos por todas partes. Afortunadamente, una amiga nos ayudó. Nos llevó aproximadamente un año encontrar el lugar. Luego que lo hallamos, dijimos: ok, hagamos un pequeño campo para jugar polo. Terminamos visitando Argentina con nuestros amigos – profesionales argentinos trabajando para King Power. Queríamos comprar seis caballos de polo, pero nos dejamos llevar y compramos doce más, en nuestro primer viaje! Luego decidimos hacer un campo de tamanno correspondiete, por que de todas maneras, hacer un campo es muy costoso. Investigamos muchísimo para nuestra estancia de polo y campo, por que no sabíamos mucho. Contratamos uno de los mejores expertos en campos de polo para consultoría, por que queríamos hacer las cosas bien desde el comienzo. El consiguió hacer un hermoso campo y hoy en día todos están contentos con él. Probablemente no está en las mejores condiciones, por que el clima ha estado muy seco. Hemos tenido muchísimos visitantes, todas las semanas, y todos los meses llegando a aprender a jugar al polo. También hemos tenido muchos torneos durante la temporada, así que ha sido muy utilizado.

POLO+10: ¿Además de establecer el lugar y construirlo, también tienes el restaurant de Bangkok, verdad?
Robin: Si, Kuppa sustenta a mi polo. El negocio funciona muy bien y es estable. Ahora no estamos tan bien como antes por la situación política.

POLO+10: ¿Cuán grande es el impacto de la situación política en su negocio y en el lugar aquí?
Robin: Es significativo pero aun tenemos suerte. Seguimos sirviendo comida y la gente sigue comiendo. Kuppa ofrece opciones gastronómicas informales todo el día así que nuestro mercado es diverso. Expatriados y locales, todos vienen a nuestro lugar. Pero mucha gente está sufriendo por efectos de la situación política. Esperamos que mejore pronto. Afortunadamente la situación no tiene efecto en Polo Escape. Estamos lejos de Bangkok, es seguro aquí.

POLO+10: ¿Cuántos visitantes tienen aquí y de dónde son?
Robin: Tenemos 24 cuartos y hemos estado casi llenos durante los últimos tres meses. En poco tiempo, estaremos ocupados de nuevo por que tenemos otro torneo, la Axus Cup, por venir. Nuestros visitantes llegan de todas partes del mundo. Durante el año nuevo chino muchas familias de China vienen para sus vacaciones. Hay mucho más interés en el polo hoy en día. Mucha gente de ese país, especialmente de Beijing y Shanghai se están involucrando en polo. El equipo nacional de Indonesia estuvo aquí para la All Asia Cup. ¡Y ganaron!. Recientemente, llevamos a cabo el Torneo de Damas Internacional en Polo Escape. Tuvimos un grupo adorable de patronas y profesionales de Kenia, EEUU, Malasia, Argentina, Francia y Alemania. Muchas de las mejores jugadoras del mundo como Lia Salvo, Eva Brühl, Sunny Hale y Sarah Wiseman, vinieron a jugar.

POLO+10: ¿Cuántos caballos tienen?
Robin: Teníamos 102 caballos. Pero eran demasiados entonces fuimos reduciendo el número. Hemos vendido un par de nuestros caballos a Canadá, India, Singapur, Filipinas y Alemania. Ahora tenemos 75 caballos propios y 12 que pertenecen a un patrón de Shanghai.

POLO+10: ¿Cuál es su visión para el lugar y en general?
Robin: Siempre sentí que tuve suerte y espero poder seguir manteniendo el lugar, por que es un lugar hermoso, para mi familia y amigos. Es como nuestro hogar, pero es muy difícil de cuidar, lleva mucho trabajo. Cuanto más continue mejorando Polo Escape, más trabajo de preparación y mantenimiento hay, pero lo disfruto.

POLO+10: ¿También tiene la idea de hacer una granja orgánica?
Robin: Ese es mi sueño también. Tenemos suerte de tener fuentes de agua en la propiedad. Quiero que mi gente y la gente que trabaja conmigo tengan la posibilidad de pescar en el agua. Pusimos peces en los lagos y queremos hacer nuestro huerto, así nadie tiene que ir a comprar. Podemos producir en nuestra propia tierra. Estoy tratando de hacer todo orgánicamente para mantener la seguridad, por que los fertilizantes o insecticidas químicos terminan en el agua. Ya tenemos abejas y hacen deliciosa miel para nuestros huéspedes y nosotros. Además de mi deseo de empezar con el cultivo orgánico, mi familia, mis hijos y mis amigos son muy importantes para mi y quiero que estén saludables.

Querida Robin, muchas gracias por la conversación. Esperamos que Polo Escape continúe trabajando bien y le deseamos mucha suerte con sus planes de cultivo orgánico. Nos encantaría volver a visitarlos.