Elegancia y Pasión

El Polo es un juego para espíritus luchadores, tácticos y técnicos. Aquellos jugadores que no tienen la capacidad para intuir el curso del juego y mantener su mirada en los compañeros bien posicionados sólo pueden esperar ser jugadores de un nivel medio. Velocidad, agilidad y nervios de acero – estos son los atributos de un buen caballo de polo. La crianza de estos caballos se está rápidamente convirtiendo en una ciencia específica.

polo sport
© Jacques Toffi

En contraste con las grandes naciones de Polo como Argentina, Gran Bretaña y EEUU, la escena del Polo en Alemania es aún reducida. Sin embargo, durante los últimos años hemos experimentado cierto progreso. El juego se sale cada vez más de su nicho y han surgido nuevos clubes. El atractivo del Polo es tan grande que un número acrecentante de fans del deporte, ya no se encuentran satisfechos con la fascinante mezcla de técnica, velocidad y trabajo en equipo en un costado, sino que prefieren subirse a sus monturas para participar activamente de este dinámico deporte. Las escuelas de polo, el alquiler de caballos, y las clases dictadas por instructores profesionales están prosperando cada vez más.

El creciente número de espectadores en los torneos más relevantes también habla por sí mismo, los seguidores son cada vez más. Es esencial para aquellos que recién comienzan a introducirse en este mundo, tener conocimientos básicos de polo, así sean sólo espectadores esta temporada. Observaremos entonces los factores clave de este centenario juego, que aún en estos días, fascina a tantos.

El campo es aproximadamente siete veces más grande que un campo de fútbol normal. Sin embargo, el tamaño de un campo de Polo puede variar, como sucede frecuentemente. Los equipos están conformados por cuatro jugadores cada uno. Cada partido tiene cuatro períodos de juego, conocidos como chukkers, los cuales tienen una duración de siete minutos y medio. Tal como en el hockey sobre hielo, es únicamente el tiempo de juego el que cuenta: el reloj se para cada vez que hay una falta. Aunque se espera que los jugadores se desarrollen durante el partido sin substitutos, los caballos de polo pueden no ser utilizados en chukkers consecutivos. Si, por ejemplo, el vendaje de un caballo se desarma, se sopla el silbato para parar el juego. Sin embargo, el juego no para si un jugador sufre una caída de la cual sale ileso. Se necesitan cuatro caballos para jugar profesionalmente, sin embargo, cinco son el número ideal, sólo por si acaso. Algunos jugadores llevan hasta seis.

Los equipos cambian de lados luego de cada gol. Muchos espectadores y algunos principiantes de polo pueden molestarse a causa de esta regla, que proviene de los tiempos en los que jugar en las colonias soleadas y calurosas dónde era una desventaja jugar en contra del sol. La regla también asegura que el césped en el área de gol no sufra un daño permanente en los partidos que un solo equipo domina el juego. Como en el Golf, en el Polo – el cual fue una disciplina olímpica entre 1908 y 1936 – los jugadores están calificados en hándicaps los cuáles pueden ser mejorados con los goles anotados o las victorias en torneos. Los Hándicap comienzan en -2 para principiantes, a +10, lo cual es muy infrecuente para los mejores jugadores. Sin embargo, muchos jugadores argentinos podrían ser calificados arriba de +10, si las reglas así lo permitieran.

Los mejores jugadores alemanes han conseguido +4 o +5 goles de valoración. El ranking es crucial para la conformación de equipos de polo ya que los hándicaps de los cuatro jugadores se suman para calcular el hándicap del equipo. Los torneos se realizan según el hándicap del equipo, con respectivas restricciones y límites de hándicap. Es un deporte para personas con habilidades tanto tácticas como técnicas. Las habilidades acrobáticas pueden ser beneficiales ya que el deporte implica correr a velocidades límite mientras se golpea una pelota de 130 gramos y 7,5 cm de diámetro en galope pleno, direccionándose al arco del oponente. La marca del oponente, la vista táctica, y la precisión son las claves para el éxito. La experiencia ha demostrado que los jugadores que no tienen la capacidad para intuir el curso del juego y mantener la vista en los compañeros de equipo mejor posicionados sólo pueden esperar ser jugadores de nivel medio. Así también se ha comprobado que, especialmente cuando los jinetes son principiantes, los caballos no reaccionan frecuentemente a los cambios y desarrollos del juego.

Hay además secretos y una historia al respecto de la crianza de los caballos de polo. Rosewater fue un semental ingles pura sangre, y son sus hijos los ancestros de los caballos de polo de hoy en día. Mucho antes que se supiera de polo en Europa, este juego era muy popular en Asia. Algunos oficiales británicos de la Colonia en India a fines del siglo 19, fueron atraídos por el juego y cuando volvieron a casa, continuaron su práctica. Las primeras reglas del polo fueron escritas por el Hurlingham Polo Club que fue fundado en el Reino Unido en 1876. Hasta estos días, estas reglas continuan vigentes.

Desde el Reino Unido, el juego se trasladó a los Estados Unidos dónde fue establecido el sistema de handicap. Este sistema fue adoptado luego en 1910 en India e Inglaterra. Los británicos también llevaron el juego a Sudamérica, dónde fue recibido con entusiasmo. Los argentinos se enamoraron del polo. Mientras Europa sobrellevaba sus guerras en el Siglo 20, prestando menor atención al polo, los sudamericanos los superaron ampliamente en técnica y habilidades, convirtiéndose así en estrellas mundiales de polo. Hoy en día son ellos quienes tienen el más alto número de jugadores con hándicap 10.